De sobra todos sabemos las bondades del ejercicio físico. Sin embargo, para conseguir los máximos beneficios de la mejor medicina que existe con el mínimo riesgo, debemos ser conocedores de su correcta aplicación, dosificación y control.

Para ello resulta esencial tener los conocimientos y la formación adecuada y reglada, además de otras tantas habilidades que nos habiliten para trabajar con personas y actuar desde el rigor y con conocimiento de causa. En cualquier ámbito profesional (más aún en nuestro sector donde está en juego la salud de las personas) no todo vale.

Debemos cumplir los principios que deberían ser la base de todo programa de entrenamiento, desde la valoración inicial a la correcta aplicación o adaptación de estímulos. Dentro del ejercicio físico, como en cualquier disciplina, tenemos que actuar con seguridad por encima de todo, preservando la salud e integridad física de la persona y bajo el conocimiento científico junto con la experiencia práctica a fin de garantizar una práctica deportiva adaptada, segura y eficaz.

Nos gustaría que valoraras todos estos aspectos antes de inscribirte a un gimnasio o centro de entrenamiento (que no son lo mismo) así como hacerte las siguientes preguntas:

 

¿Valoran mi estado actual y mi condición física?

¿Tienen en cuenta mi historial de lesiones o de práctica deportiva?

¿Son conocedores de mis problemas y necesidades?

¿Adaptan el entrenamiento a mis posibilidades, necesidades y objetivos?

¿Tienen claro mi objetivo/meta y el camino que debo recorrer para lograrlo?

 

Si quieres apuntar a tu madre, padre, abuelo, hermano o a ti mism@ a un centro de entrenamiento seguro y de garantía, cuenta con Balance Sport Clinic y todas estas preguntas podrás responderlas con un , eso es ENTRENAR