Numerosas investigaciones aportan evidencias claras de que el movimiento es medicina. Una mayor capacidad de actividad física es inversamente proporcional a la probabilidad de hospitalización, suponiendo mejoras en nuestro sistema neuro-inmune a diferentes niveles. Hoy en día, podemos afirmar que no existe fármaco más eficiente que el entrenamiento de fuerza y llevar una alimentación adecuada.

 

Los beneficios del ejercicio físico regular, adecuado en TIPO y DOSIS a cada persona, promueven una mayor competencia del sistema inmunológico en infecciones respiratorias como COVID-19, incluyen una mayor inmunovigilancia y ayuda en el control de patógenos, hecho que se vuelve aún más relevante en la población anciana. Además, favorece también otros efectos que disminuyen el riesgo de infección como la prevención o reducción del sobrepeso, el aumento del acondicionamiento físico muscular y cardiopulmonar, la disminución del estrés oxidativo y las mejoras en los metabolismos glucémico, insulínico y lipídico.

ejercicio medicamento

Tratándose de nuestra SALUD, el ejercicio físico es una actividad esencial y parte de la solución. La mejor vacuna (por ahora) contra el virus es el ejercicio físico, un medicamento esencial en nuestro día a día que debemos acudir de forma regular y bien prescrito por profesionales. TODOS debemos hacer ejercicio para estar más protegidos, mejorando así el pronóstico y la prevención contra la enfermedad.

 

En nuestro centro te ofrecemos el mejor servicio de entrenamiento y siempre con todos los protocolos de seguridad. Nuestros profesionales te ayudarán a seguir un estilo de vida saludable.

 

FUENTE:

da Silveira, M. P., da Silva Fagundes, K. K., Bizuti, M. R., Starck, É., Rossi, R. C., & e Silva, D. T. D. R. (2020). Physical exercise as a tool to help the immune system against COVID-19: an integrative review of the current literature. Clinical and experimental medicine, 1-14.