Aunque hayamos normalizado movernos poco en nuestro día a día, el sedentarismo es un problema muy grave de salud pública, vinculado a las más graves enfermedades: diabetes, obesidad, cáncer, depresión, etc.

“No dejamos de movernos porque envejecemos; envejecemos porque nos dejamos de mover” George Bernard Shaw.

Según la Organización Mundial de la Salud 3,2 millones de personas mueren en el mundo cada año a causa del sedentarismo, siendo el 4ª factor de mortalidad a nivel mundial, solo por detrás de la hipertensión, el tabaco y la hiperglucemia.

sedentarismo

Así como el aumento de riesgo de cáncer (colorrectal, endometrial, de ovario y de próstata), el impacto de la inactividad física también tiene consecuencias mentales, favoreciendo la depresión y empeorando el estado de ánimo. Debemos entender que el sedentarismo es algo independiente a la actividad física, es decir, si pasas 12 horas sentado no se compensa haciendo una hora de ejercicio. Diferentes estudios demuestran problemas cardiometabólicos en personas sedentarias, independientemente si realizan actividad física o no.

 

Desde que convivimos con el coronavirus somos incluso más sedentarios que antes. Más pasos se traduce en más salud y, por el contrario, menos actividad diaria supone más enfermedad a corto y medio plazo. Como la mayoría de los problemas de salud que afectan al ser humano, gran parte depende de nosotros. Haciendo pequeños ajustes en nuestro día a día lograremos grandes beneficios para nuestra salud y evitaremos caer en el sedentarismo.

 

Hábitos muy útiles que podemos introducir en nuestra rutina diaria

  • Cada 30-45 minutos que pases sentado, da un pequeño paseo o realiza una serie de un ejercicio cualquiera.
  • Ir caminando a los sitios. Si se va en coche o transporte público, aparcar un poco más lejos o bajarse una parada antes.
  • Al menos dar 10.000 pasos diarios.
  • Utilizar escaleras en lugar de ascensor. Subir escaleras es un trabajo excelente para el tren inferior y gasta muchas calorías.
  • Aprovecha cualquier excusa para moverte, como por ejemplo atender llamadas caminando.

 

Ya tienes algunas razones y consejos más para moverte. Si quieres saber más ponte en contacto con nuestro centro, nuestros profesionales del ejercicio físico te pautarán los mejores consejos para llevar un estilo de vida activo.