Entrenamiento Personal Compartido

Entrenamientos grupos reducidos 1

 

¿Realizas entrenamiento personal compartido? ¿Sabes los beneficios de esta dinámica de entrenamiento? ¿Conoces nuestros grupos especializados? En este artículo te lo contamos.

 

Realizar ejercicio físico, ya sean entrenamiento personal compartido o individual, de forma regular y supervisada por un profesional ha demostrado ser una práctica beneficiosa en la prevención y recuperación de lesiones, la pérdida de peso o la mejora de la condición física y la salud (1).

 

¿Y si ahora pudieses realizarlo dentro de un pequeño grupo donde todos tengáis el mismo objetivo? En Balance ofrecemos 3 grupos de entrenamiento especializados:

 

1. Optimización deportiva.
2. Mejora de la composición corporal.
3. Mujer deportista.

 

Entrenamientos grupos reducidos 2

 

¿Qué beneficios tiene el entrenamiento personal compartido?

 

Formar parte de un objetivo común hace que nuestro compromiso sea mayor. El esfuerzo del grupo ayudará a que cada persona consiga su objetivo.

Dentro de un grupo, el ambiente de entrenamiento es más distendido y las personas interaccionan entre sí compartiendo experiencias, creando una atmósfera idónea de entrenamiento.

El ser humano es competitivo por naturaleza. Realizar un entrenamiento personal compartido hará que nos esforcemos para mejorar.

 

¿Qué característica tiene cada grupo?

 

Entrenamientos grupos reducidos 3

 

OPTIMIZACIÓN DEPORTIVA

El estrés generado por la práctica deportiva ha originado una mayor probabilidad de que los deportistas presenten lesiones agudas o crónicas.

La gran variación entre las tasas de incidencia se explica por las diferencias existentes entre los deportes, el nivel competitivo, las edades, etc. Estas tasas varían entre 1,7 y 53 lesiones por 1.000 horas de práctica deportiva, entre 0,8 y 90,9 por 1.000 horas de entrenamiento, entre 3,1 y 54,8 por 1.000 horas de competición y de 6,1 a 10,9 por 100 juegos. (2)

 

Las bases del entrenamiento de la prevención de lesiones se centran en:

 

  • Equilibrio mecánico: Correcto estado de los elementos biomecánicos que intervienen en el gesto deportivo, ya que se necesita de un alto grado de coordinación entre ellos y una adaptación entre fuerza y capacidad elástica de los tejidos que intervienen en el movimiento (3).
  • Estabilidad central: CORE (núcleo).Esta zona se encarga de dar control corporal, postural y equilibrio en cualquier tipo de tarea. Por ello, este centro debe ser estable para que el movimiento de las extremidades, que actúan como palancas, sea un movimiento firme y preciso, evitando así los trabajos compensatorios e innecesarios en casos de inestabilidad (4).

Entrenamientos grupos reducidos 4

 

MEJORA DE LA COMPOSICIÓN CORPORAL

 

Perder masa grasa no es sólo cuestión de ingerir menos calorías, también de incrementar el gasto calórico, por lo que es muy importante orientar adecuadamente el entrenamiento para conseguir buenos resultados.

En este sentido, el tejido muscular es el gran responsable. El aumento de la masa muscular, necesitará de un mayor aporte de energía para su funcionamiento. El entrenamiento de fuerza será nuestro gran aliado en el proceso de pérdida de peso (5,6).

Además, complementar el entrenamiento de fuerza con entrenamiento de alta intensidad es más que un acierto. Ya que aumentamos la oxidación de las grasas durante y después del entrenamiento (7).

 

MUJER DEPORTISTA

 

Si eres mujer no dudes en pasar a la acción y comenzar un plan de entrenamiento que te ayude a mejorar tu condición física porque estarás mejorando tu salud. El entrenamiento de fuerza te ayudará a conseguirlo (8).

El entrenamiento de la mujer deportista está orientado a cumplir las necesidades más demandadas por la mujer:

  • Aumentar los niveles de fuerza (9).
  • Reducir el porcentaje graso (9, 10).
  • Mejorar la densidad mineral ósea logrando prevenir la osteoporosis y las fracturas (11).
  • Mejorar la estabilidad e integridad articular, previniendo la aparición de lesiones (12).

 

¿Qué tiene de especial el entrenamiento en mujeres?

 

La realidad es que hombres y mujeres tiene muchas más similitudes que diferencias pero magnificar nuestra diferencias es tan equivocado como ignorarlas. Las mujeres tienen características fisiológicas y psicológicas propias que condicionan su forma óptima de entrenar y alimentarse. Dentro de estas diferencias, la principal es sin duda la hormonal, por ello el entrenamiento de la mujer debe ajustarse a las distintas fases del ciclo menstrual (13).

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. Storer T.W., Dolezal B.A., Berenc M.N., Timmins J.E., Cooper C.B. (2014). Effectof supervised, periodized exercise training vs. self directed training on lean body massand other fitness variables in health club members.
  2. Osorio J.A., Clavijo M.P., Arango E., Patiño S., Gallego I.C. (2007). Lesiones deportivas.
  3. Lauersen, J.B., Bertelsen, D.M., & Andersen, L.B. (2014). The effectiveness of exercise interventions to prevent sports injuries: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials.
  4. Bagherian S., Ghasempoor, K., Rahnama, N., Wikstrom E.A.(2017) The Effect of CoreStability Training on Functional Movement Patterns in Collegiate Athletes.
  5. Hunter, G.R., Byrne, N.M. (2008). Resistance training conserves fat-free mass and resting energy expenditure following weight loss.
  6. Stiegler, P., Cunliffe, A. (2006). The Role of Diet and Exercise for the Maintenance of Fat-Free Mass and Resting Metabolic Rate During Weight Loss.
  7. Boutcher, S. H. (2011). High-intensity intermittent exercise and fat loss.
  8. Fleck, S.J., W.J. Kraemer (2004). Designing Resistance Training Programs.
  9. (1998). Position Stand on Exercise and Physical Activity for Older Adult.
  10. P. Ebben y R.L. Jensen (1998). Strength training for women. Debunking myths that block opportunity.
  11. Madsen K.L., Adams W.C. y Van Loan M.D. (1998). Effects on physical activity, body weight and composition, and muscular strength on bone density in young women.
  12. Scarfó, R. (2001). La mujer y el entrenamiento de la fuerza.
  13. Davidsen, B. Vistisen, A. Astrup. (2007). Impact of the menstrual cycle on determinants of energy balance: a putative role in weight loss attempts.