En mes  de abril viene marcado por la cantidad de celebraciones que, de una manera u otra, conmemoran la llegada de la primavera o el fin del periodo de pascua.

En Sevilla la feria de abril condiciona y cambia el estilo de vida de miles de personas durante una semana.

De aquí en adelante se irán sucediendo las ferias de muchas poblaciones en nuestro país. ¿Qué efectos tiene este cambio de hábitos sobre nuestro organismo y qué podemos hacer al respecto?

Durante esta y otras celebraciones lo habitual es:

  • Aumento del consumo de alcohol.
  • Dieta más calórica de lo habitual.
  • Alta proporción de productos altos en colesterol.
  • Disminución y/alteración del ciclo de sueño.

 

CONSUMO DE ALCOHOL, DIETA ALTA EN COLESTEROL Y POCO SUEÑO: Estrés oxidativo y disfunción neuronal.

Todos sabemos que el consumo de alcohol genera una toxicidad directa debida al efecto del etanol y de sus metabolitos. Esto puede generar déficits nutricionales y absorción de toxinas de provenientes de nuestra flora intestinal. Todo esto vendrá modulado por los patrones de consumo, factores genéticos y ambientales (1), por lo que la intensidad de los efectos será diferente en cada persona y circunstancia.

alcoholYa a principios de la década del 2000 podíamos encontrar estudios en animales que evidencian que el consumo crónico de alcohol provoca estrés oxidativo y que la dosis ingerida, aunque moderada, es capaz de perturbar el sistema antioxidante (2).

La ingesta de alcohol, especialmente la ingesta crónica, crea un aumento del estrés oxidativo lo cual genera un aumento de radicales libres y, por tanto, daños a varios niveles en nuestro organismo. Una de las moléculas más oxidativas y dañinas en este sentido es el ión superóxido, el cual es producido a niveles controlables durante la respiración mitocondrial mediante dos enzimas principalmente, la superóxido dismutasa (SOD) y catalasas mitocondriales (CAT).

En intoxicaciones agudas por etanol se genera un estrés oxidativo exacerbado, es decir, mayor cantidad de ion superóxido, el cual llega a saturar las vías de eliminación, generando daños profundos en los tejidos, incluso en el propio ADN mitocondrial.

Este cuadro puede provocar inflamación o aumentar la existente, sobre todo ante altos niveles de colesterol LDL. Recordemos que el verdaderamente preocupante de los lípidos plasmáticos es su nivel de oxidación y no tanto su cantidad.

El incremento de la peroxidación lipídica se considera una de las manifestaciones tóxicas de la ingestión aguda de alcohol. Por tanto es cuestionable que el consumo de alcohol prevenga enfermedades cardiovasculares en dosis moderadas (2).

En modelos animales se concluyó que el consumo crónico de alcohol, aunque en dosis moderadas, perturba el sistema antioxidante, por lo que no se puede afirmar que ejerce un efecto protector contra la aterosclerosis; además si se conjuga con el consumo de una dieta rica en colesterol aumenta la peroxidación lipídica y las enzimas SOD y CAT (2), aunque en este aspecto hay datos contradictorios en la literatura.

En cuanto a su impacto en la bioquímica cerebral podemos destacar su acción sobre ciertos neurotransmisores. En concreto aumenta la secreción y acción del GABA, lo cual produce una inhibición de la actividad neuronal. Por otro lado disminuye la acción de NMDA glutamato, cuya función es potenciar la acción neuronal. Las cuentas son sencillas, si el inhibidor aumenta y el potenciador disminuye el resultado será una peor respuesta neural, la cual no es solo momentánea, sino que se mantendrá durante un tiempo indeterminado en función de las características de cada persona.

alcohol

Esto explica la sensación de desinhibición y placer iniciales del estado de embriaguez que, en caso de mantenerse la ingesta o presentar una previa disfunción en la sinapsis neuronal, se convierten en turbidez en el pensamiento, dificultad para hablar y expresar ideas complejas e incluso pueden cursar con aumento de la emotividad, tristeza o agresividad.

 

El sueño se ve también alterado por el consumo de alcohol. En personas que hacen un consumo puntual moderado tendrá un efecto de aceleración de la primera fase del sueño, pero retardará y acortará la fase REM (1). En consecuencia tendremos un sueño poco reparador.  Es por lo que personas que tengan dificultades para dormir o que  se despiertan en la madrugada y no vuelven a conciliar el sueño deberían estar atentos por si se acentúan estos signos en los días posteriores a las fiestas.

La resaca o Síndrome  de pos intoxicación etílica aguda:

La resaca alcohólica constituye un conjunto de signos y síntomas que aparecen como consecuencia de un consumo excesivo de alcohol. Aparece cuando disminuye la concentración sanguínea de alcohol, alcanzando su máximo al llegar a cero. Cursa con sensación de cansancio, cefalea, problemas de concentración y memoria, cambios de humor, náuseas, vértigos, sed. Este síndrome contribuye a un aumento de absentismo laboral, bajo rendimiento laboral y académico, riesgo para la conducción de vehículos y manejo de maquinaria peligrosa. Se desconoce el impacto económico del mismo. La patogenia de la misma no está aclarada y no existe tratamiento (5).

Sabemos hoy en día que tomar café, ducharse con agua fría, vomitar o hacer ejercicio físico no disminuye la concentración de alcohol en sangre (1). Así pues no pretender frenar una intoxicación etílica aguda por esta vía, el alcoholímetro se disparará igualmente.

La deshidratación, en parte producida por el incremento de la diuresis, es otro efecto nocivo de la ingesta de alcohol. Es importante hidratarse durante y tras la ingesta de alcohol para minimizar estos efectos.

¿Quién se ve especialmente perjudicado en estas circunstancias?

  • Personas con un alto nivel de estrés.
  • Personas con problemas digestivos como gastritis, inflamación intestinal…
  • Personas que presenten cualquier cuadro inflamatorio.
  • Personas con problemas para dormir o trastornos del sueño.

Como anécdota comentar que varios informes de casos en la literatura apoyan la asociación entre el uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y bruxismo. El bruxismo puede explicarse por el efecto de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina en la vía central de la dopamina (6). Por tanto personas que presenten bruxismo y/o tengan un cuadro depresivo deben cuidarse especialmente de las intoxicaciones etílicas. Deben tomar medidas nutricionales específicas y cuidar la cantidad y calidad del sueño.

¿Se puede frenar el estrés oxidativo mediante la nutrición?

Hemos visto que existen sistemas enzimáticos antioxidantes capaces de metabolizar los RL generados en los procesos de oxidación-reducción celulares (la catalasa de los peroxisomas, la glutatión peroxidasa y la superóxido dismutasa), también hay multitud de antioxidantes no enzimáticos.

Estos son llamados rastrillos de radicales (radical scavengers) y son especies químicas cuya posibilidad antioxidante reside en su capacidad para destruir directamente los RL; el glutatión, la vitamina C (ácido ascórbico) y la vitamina E (alfa tocoferol) son los principales (3). A estos se puede añadir al Selenio y la vitamina A.

Vitamina E

Vitamina C

Vitamina A

Selenio

Incluir los siguientes alimentos en la dieta puede ayudarnos: Imágenes extraídas de www.caloriasynutrientes.com

 

Proteinas y vitamina B: ayuda para nuestro cerebro:

Los aminoácidos (componentes de las proteínas) y las vitaminas del grupo B son precursores de la formación de neurotransmisores. Dentro de los aminoácidos podemos destacar al triptófano, por su implicación directa con el ciclo de la serotonina y del buen funcionamiento del tiroides (ciclos de sueño y sensación  de vitalidad y energía). Junto con minerales como el magnesio o zinc podremos ayudar al organismo a reponerse tras tanto desajuste.

Fuentes de origen animal: Huevos, Carnes y pescados de calidad y cocinados a temperaturas moderadas son buenas fuentes de proteínas y vitaminas de grupo B.

Fuentes de origen vegetal: Algas, legumbres, plátano, piña, frutos secos (almendras) y semillas (sésamo/lino).

Además os vamos a presentar un alimento que posiblemente no conozcáis y puede ser interesante.

 

SI TE GUSTAN LOS LICUADOS TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES:

Zumo/licuado de pomelo, piña y cúrcuma: Licua una piña, 2-3 pomelos y añade cúrcuma al gusto. Potente antioxidante y antiinflamatorio. Además su sabor es excepcional si se hace con las proporciones adecuadas. Si no estáis acostumbrados a este uso de la cúrcuma os recomendamos incluirla en pequeñas cantidades e ir probando hasta dar un sabor agradable que os ayude a acostumbraros.

Imagen extraida del blog “labioguia”.

Imagen extraida del blog “labioguia”.

Batido de Té, frutos rojos y nueces: Prepara una taza de té rojo, viértela en una batidora americana y mezcla bien los frutos rojos y unas pocas nueces.  Te sorprenderá su sabor y textura.

Imagen extraída del blog abajarcolesterol.com

Imagen extraída del blog abajarcolesterol.com

Puedes añadirles hielo para convertirlos en Smothies, más agradables con altas temperaturas.

Abraham Carlé

 

Abraham Carlé Calo. Experto en actividad física y micronutrición en personas con patologías.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Ana Sarasa-Renedo et al. PRINCIPALES DAÑOS SANITARIOS Y SOCIALES RELACIONADOS CON EL CONSUMO DE ALCOHOL Rev Esp Salud Pública 2014; 88:469-491.
  • Isis Lebredo Álvarez, Dra. Aleida Herrera Batista, Dra. Ela Céspedes Miranda y Dra. Gisselle Puldón Seguí. VARIABLES DE ESTRÉS OXIDATIVO EN CONEJOS TRATADOS CON ETANOL Y DIETA HIPERCOLESTEROLÉMICA Rev Cubana Invest Biomed 2003:22(4):253-8
  • I. ELEJALDE GUERRA Estrés oxidativo, enfermedades y tratamientos antioxidantes. AN. MED. INTERNA (Madrid) Vol. 18, N.º 6, pp. 326-335, 2001
  • Peter Clapp, Ph.D; Sanjiv V. Bhave, Ph.D; and Paula L. Hoffman, Ph.D. How Adaptation of the Brain to Alcohol Leads to Dependence. Alcohol Res Health. 2008; 31(4): 310–339.
  • Maite Cortés, Benjamín Climent, Gerardo Flórez, Marta Torrens, José Antonio Giménez, Amirashkan Espandian, Paola Rossi, Raul Espert, Marién Gadea. Consecuencias bio-psico-sociales derivadas del consumo agudo y crónico de alcohol.  Guía Socioalcohol:Maquetación 1 26/07/13 12:09 Página 35
  • Beers E, van Grootheest AC. Bruxism as a side effect of serotonin re-uptake inhibitors. Ned Tijdschr Tandheelkd. 2007 Sep;114(9):388-90.
  • Hargreaves, M (1995).Exercise Metabolism. Champaign, IL: Human Kinetics
  • Rodrigo Ramírez Campillo (2006). Movilización de Ácidos Grasos Libres Durante la Realización de Ejercicio Físico: Una Revisión a la Literatura. PubliCE Standard. http://g-se.com/es/fisiologia-del-ejercicio/articulos/movilizacion-de-cidos-grasos-libres-durante-la-realizacion-de-ejercicio-fisico-una-revision-a-la-literatura-801
  • In vitro and in vivo antioxidant properties of different fractions of Moringa oleifera leaves Arti R. Verma, M. Vijayakumar, Chandra S. Mathela, Chandana V. Rao. Food and Chemical Toxicology 47 (2009) 2196–2201
  • Hypocholesterolemic effects of crude extract of leaf of Moringa oleifera Lam in high-fat diet fed wistar rats S. Ghasi, E. Nwobodo , J.O. Ofili. Journal of Ethnopharmacology 69 (2000) 21–25