La prevalencia de obesidad a nivel mundial no cesa de aumentar, como demuestran recientes estudios que estiman un aumento medio del índice de masa corporal (IMC) de 0,4 kg/m2 por década desde 1980. Nuestro país no es una excepción en esta tendencia, sino más bien lo contrario. La obesidad en España está alcanzando cada vez cifras más preocupantes, y en estudios comparativos con otros países europeos de nuestro entorno se nos sitúa a la cabeza, con cifras de prevalencia de alrededor del 25%. Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre la situación de la obesidad en Europa llegaba a la siguiente conclusión en el caso de nuestro país: “… la tasa de obesidad para los adultos españoles es mayor que la media de la OCDE y la tasa para niños es de las más altas de la OCDE. En España, dos de cada tres hombres tienen sobrepeso y una de cada seis personas padece obesidad.

Uno de cada tres niños de edades comprendidas entre los 13 y14 años tiene sobrepeso. La OCDE prevé que la proporción de adultos con sobrepeso (en España) aumente un 10% más en los próximos 10 años”.

CONSEJOS:

•    Opte por una dieta variada y equilibrada.

 •    Se recomienda tomar 5 ingestas/día mejor que 4 ingestas/día y no menos que 3 ingestas/día.

•    Disminuya el aporte de alimentos ricos en grasa saturada y colesterol: mantequilla, embutidos, carnes grasas, lácteos enteros, etc., son ricos en grasas saturadas y colesterol. Se pueden comer de forma ocasional, pero no deben formar parte de nuestra alimentación diaria.

•    Consuma con frecuencia legumbres, patatas, cereales integrales, frutas y verduras en general alimentos de origen vegetal. Estos alimentos contienen fibra, que puede contribuir al equilibrio normal de colesterol en sangre y además producen saciedad. Deben consumir 5 raciones diarias entre ambos grupos de frutas y verduras al día. Algunas deben consumirse frescas.

•    Restrinja el consumo de dulces, pasteles, bollería, zumos envasados, refrescos con gas,… Estos alimentos son ricos en grasas saturadas y en azúcares simples y se consideran de consumo superfluo.

•    Las bebidas alcohólicas deben consumirse moderadamente: la mejor opción será una copa de un buen vino tinto a la hora del almuerzo.

•    Se recomienda consumir pescado azul dos o tres veces a la semana, por su alto contenido en ácidos grasos omega-3.

•    Se recomienda consumir aceite de oliva (crudo para cocinar). Consumir dos cucharadas soperas de aceite de oliva al día.

•    Se recomienda consumir todos los productos lácteos desnatados.

•    Se recomienda beber de 1,5 a 2 litros de agua al día.

 •    Se recomienda la práctica de actividad física regular.

•    Técnicas culinarias recomendadas: evitar el uso de técnicas que utilicen grasa animal. Aconsejadas: al horno, en papillote, hervidos, al vapor, a la plancha, a la parrilla, asado, al microondas, al baño María,… Desaconsejadas: fritos, rebozados, empanados, salteado, estofados, etc.

•    Mantenimiento del peso: cuando a través de la dieta y el ejercicio hayamos alcanzado un peso saludable, es muy importante mantenerlo. Cuánto más tiempo consigamos mantener ese peso, más difícil será recuperar los kilos perdidos.

Nuestro nutricionista elaborará un programa especifico en cada caso para que puedas perder peso de la forma más segura y eficaz, ven a conocernos a Balance Wellness Studio en Plaza de Cuba, 9 en Sevilla y pidenos información sin compromiso, tu salud es lo más importante para nosotros.